martes, 28 de junio de 2011

ESTAMOS TODAS

Como decía Evaristo: ya estamos todas.
Ayer fuimos a cenar con Anwar comida “tipical Pakistani” pero resulta que el restaurante era afgano. Son cosas del directo que pasan en Asia. A pesar de este pequeño detalle tuvimos una cena muy agradable. La comida estaba deliciosa y las conversaciones con Anwar de lo más interesantes.
La cena consistió en un entrante de espinacas con tomate y maíz, todo muy picado, en forma de pasta que se comía con los dedos, ayudados de un trozo de pan Afgano usado en forma de cuchara. Después llego el plato fuerte, pinchos morunos de pollo y cordero que ellos llaman Kebab, acompañados de yogurt. Para terminar y poder bajar la media docena de pinchos que nos comimos cada uno, un té verde.
De vez en cuando le preguntábamos algo a Anwar, como por ejemplo, cómo veía él la situación política de Pakistán o que significaba su nombre. Lo de la situación política es complicado de explicar pero resumiendo, existe una creencia, compartida también por nosotros, que tilda a EEUU de país que provoca guerras buscando armas que no encuentra para hacerse con el control político-militar de la zona y quedarse con las riquezas del país. Mientras que Anwar, que significa brillante, respondía, nosotros comíamos sin parar.

Hoy a la mañana nos hemos levantado a las 11 hora pakistaní y obviamente nos hemos quedado sin desayunar. Sin posibilidad de desayuno en el hotel, hemos salido a la calle a conocer el barrio. La verdad es que no hay gran cosa que contar de la zona donde estamos, son calles anchas y parece que los comercios se agrupan en función del tipo de negocio, es decir, electrónica, pues toda la calle llena de tiendas de electrónica.
Hemos comprado agua y vistas las posibilidades que ofrece el barrio hemos vuelto a la habitación del hotel.
Nuestro elegante hotel en Islamabad
Riiiiinnnng, riiiiinnnng, riiiiinnnng.
Contesto como si fuese un pakistaní de pro:
-Salamalikum…
Y al otro lado de la línea Anwar contesta:
-malekun salam, Koldo we are waiting in the lobby.
-Ok, we are going.
Bajamos a la recepción y allí están los ingleses. Nos presentamos con el típico “nice to meet you” y nos dicen sus nombres, de los cuales no nos acordamos. Creo que eran John, Robert, otro John… ya habrá tiempo de  aprenderlos.
Tomamos un té en la recepción para ir conociéndonos pero hay una figura extraña entre nosotros. No forma parte ni de los ingleses ni de los Euskaldunak-Vascos, tampoco es de la agencia ¿Quién es? Efectivamente, es el oficial de enlace, una especie de Bustamante Pakistaní (con todo mi respeto hacia Bustamante) que será una sanguijuela a lo largo de toda la expedición. Ya veremos qué tal nos arreglamos con él, suele ser mejor llevarse bien.
Comemos todos menos el oficial de enlace en una pizzería cercana al hotel, damos otra vuelta a la manzana sufriendo el calor y la humedad, y mientras dos de los ingleses van a por cañas de bambú para marcar el camino del glaciar y fijar las tiendas en altura, los demás nos vamos al hotel.
Descansamos, preparamos los petates para mañana y a esperar hasta la hora de la cena.
Hoy a la noche sabremos si volamos mañana hasta Skardu o vamos por la Karakorum Highway hasta Chilas.

Iker escribirá más tarde. Yo me despido por hoy, pensando que durante estos dos días he usado más internet que nunca.
A escalar sea dicho!

2 comentarios:

  1. ¡Hola cariño!,como veras tu madre pasa mas horas delante del ordenador que nunca,tengo que ordenar bien mi tiempo para que me de tiempo a todo.
    Noto que estais contentos y eso me gusta y me tranquiliza.
    Aprovechar para descansar ahora que luego ya os llegaran las fatigas.
    Mantener la cabeza fria y disfrutar sin arriesgar
    Cuidaros,pasarlo bien,ser prudentes y disfrutar.
    Me ha pedido la direccion del blog medio Erandio,os esta siguiendo mucha gente.
    Un beso inmenso para los dos.Andar con muchisima preucacion
    Besos chicos

    ResponderEliminar
  2. Aupa chavalin e iker, animo a los 2, os leo todos los días y me muero de envidia os escribire de ley en cuando para intentar hacens compañía. Ondo pasa!

    ResponderEliminar