sábado, 21 de enero de 2012

TAILLÓN 2012

Primera actividad de 2.012. Partimos de Erandio a la hora de la Cabalgata de los Reyes Magos, Unai Pollos, Koldo Zubimendi; y el que suscribe Vicente Bárcena, hacia Gavarnie, en cuya Estación de Esquí, pernoctamos. Vientos muy fuertes superiores a los 60 Kms./h azotan la furgoneta y a las 4.00 AM desistimos de realizar la actividad del día.

Nuestra intención era subir al Glaciar de los Gabietos con la tienda de campaña y realizar la Goulotte Quintana o el Corredor de la izquierda de la cara W del Taillón este día y al día siguiente hacer el Corredor Central y el que no hubiéramos hecho el día anterior.

Conforme pasa la mañana el viento va aflojando y nos decidimos a salir hacia el Collado de Bujaruelo.
Subimos por las pistas de Esquí hasta el Coll de Tentes, donde divisamos los Astazus, Marboré, los muros superiores del Circo de Gavarnie,  el Taillón y Los Picos Gabietos.

Unai y Koldo con los Astazus, Marboré, Pic de Sarradets y Monte Perdido.

Unai y Koldo, detrás la cara Norte del Taillon
Continuamos hacia el Coll de Bujaruelo, y conforme nos acercamos a este la intensidad del viento de componente NE es más fuerte, hasta el punto de que en el collado, las rachas son muy fuertes. La fuerza del viento arranca el casco de Koldo de la cinta que lo sujeta a la mochila y sale hacia el SW por el canal que desciende a San Nicolás de Bujaruelo.

Como tenemos que recuperar el casco y es imposible montar la tienda en lugar alguno del collado, descendemos los tres en busca del casco y de un lugar donde plantar la tienda.

Desnivelamos más de 200 metros y en un rellano encontramos el casco, y una roca que salvaguarda algo del viento, pero el suelo es de hielo. Decidimos plantar ahí mismo la tienda y la comenzamos a montar, y en estas una racha se lleva mi esterilla. Se para un momento, pero ni Unai ni yo somos lo suficientemente rápidos para atraparla antes de que una nueva racha la arrastre de nuevo. Yo que he partido y he visto por donde la arrastraba el viento sigo la carrera con la esperanza de alcanzarla en algún lugar próximo, pero al acercarme a un nuevo embudo del canal, advierto que la velocidad del viento se dispara y será imposible alcanzarla.

He bajado hasta la cabaña de las líneas eléctricas, donde hay sitio para pernoctar al abrigo del viento, pero al volver al punto donde estaban montando la tienda, esta está ya desplegada con las mochilas dentro y preparada para montar los palos.

Terminamos de montar la tienda y aseguramos los vientos de barlovento con los piolets al hielo. Nos metemos dentro y preparamos agua y la cena. Dormiremos sobre las dos esterillas, mi ropa de capa externa, mi mochila vacía y las cuerdas de escalada, como aislantes térmicos.

Koldo y Unai en el confort de la tienda


El viento continúa soplando fuerte con rachas de mucha fuerza. Así pasamos la noche.


A las 4.00 nos despertamos y preparamos el desayuno, colacao con galletas, hacemos las mochilas y Koldo y yo salimos de la tienda para desmontarla, pues el viento es fuerte, desmontamos el doble techo y los palos. Con el doble techo en el interior, sacamos las mochilas y sale Unai, recogemos la tienda, palos y nos calzamos los crampones.

Otros dos alpinistas nos alcanzan; son de Zaragoza y vienen de San Nicolás de Bujaruelo y han pernoctado unas horas en la cabaña inferior. Ahora los cinco progresamos hacia el collado de Bujaruelo con viento fuerte , pero no tanto como el día anterior. Tras 40 minutos de ascensión alcanzamos el collado, y Unai nos dice que no sigue. Le animamos y entramos hacia el Taillón primero y hacia el Glaciar de los Gabietos después. Unai decide regresar a la furgoneta, así que le cargamos con la tienda y el material que no utilizaremos. Los dos de Zaragoza van hacia la norte del Taillón y dos Zornotztarras nos alcanzan. Uno de ellos es amigo de Koldo, de la Expedición a Tayikistán. Los cuatro progresamos hacia la W del Taillón, y una vez en la base, observamos el estado de los corredores. Ellos se deciden por la Goulotte Quintana, y nosotros también, como van más ligeros van delante y además hay otras dos cordadas entrando en el corredor.

El corredor de la izquierda sin formarse la cascada de entrada, y el central muy pobre, con resaltes en mixto.

Nosotros comemos y nos repartimos el material de escalada, haciendo tiempo. Nos alcanzan dos franceses. Como vamos preparados partimos delante de los franceses y llegamos a la primera reunión cuando aún no han salido los Zornotztarras.

Una vez salen los Zornotztarras , sale Koldo, cascada a 70º - 75º con buen hielo aunque no mucho, largo de 50 metros con reunión a la derecha (2 clavos y un cordino).

Segundo largo, similar al primero en dificultad y longitud. Reunión a la derecha clavos y cordino.

Tercer largo, más fácil, resalte a 55º - 60º y nieve. Monto reunión antes de terminar el largo, al encontrar la reunión ocupada por una de las primeras cordadas, no está la cordada de los de Zornotza que se han salido más a la izquierda. Los franceses vienen pisándonos los talones y continuamos en ensamble por nieve y terreno mixto, hasta alcanzar  la reu precedente a un resalte sin formar que sale IV.

Koldo en la reunión anterior al resalte de IV
Salimos tras la cordada que nos precede asegurando el paso de roca y ya en ensamble hasta la cornisa que hay en la arista del Taillón, donde nos juntamos todas las cordadas.

Uno de los tramos por el que hemos progresado

Uno de los franceses, lo reconocimos de la ascensión que realizamos el año pasado por la Cara Norte, y que el salió en solitario a cumbre por el corredor de la derecha de la cara Norte. El también nos recordaba.
Recogimos el material, comimos y bebimos algo y para abajo, a recoger el resto de trastos.

En rojo, la vía
Y continuamos el descenso, en busca de Unai, que nos preparará una merecida cena.

El Taillón y los Gabietos desde las pistas de esquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario