martes, 14 de julio de 2015

Camille en el valle de Ansó (300 m 6b+, 6a oblig)

Este fin de semana pasado Ibon Guinea y yo nos acercábamos a Ansó con intención de escalar el domingo la vía Urdaburu. Como son las cosas que ni hicimos la vía ni escalamos el domingo. Al final nos calentamos el sábado y nada más llegar a Ansó (después de salir de casa a las 10:00) nos metimos en la vía Camille. Muy buena en general aunque nos pareció que la roca a tramos estaba más rota de lo que ponían las reseñas. A pesar de esos tramos es una escalada que se disfruta de principio a fin y la exposición es muy reducida debido a la cantidad de expansivos que existen en la pared.

El croquis de la vía.
El croquis lo saqué del blog de Neskalatzaileak (neskalatzaileak.blogspot.com), que sigo desde hace años y me encanta. Os lo recomiendo!!

Se aparca en el aparcamiento de las hayas, denominado así por que hay dos hayas grandes en la explanada de piedra dejando sitio para 3 ó 4 coches. El aparcamiento está a mano izquierda en sentido de bajada desde Zuriza a Ansó, es decir, en el lado del río. Una vez dejada la furgoneta, cogimos el material y fuimos dirección Zuriza, cuesta arriba por la carretera, hasta encontrar a unos 50 m una marca roja en la margen izquierda que indica el principio del sendero.
Pedrera de subida

 La subida es inicialmente por bosque, para pasar a pedrera y continuar por bosque a la derecha hasta llegar a la pared con tendencia a izquierda. Una vez llegados a la pared se debe seguir hasta encontrar la marca característica de una huella roja de oso. Es la huella de Camille.
1er largo. Ibon escalando con cuidado debido a la roca, V+.

Menudas vistas

1er largo antes de tirar a la izquierda para buscar la R 

Los largos 2 y 3 se pueden empalmar. Yo me confundí y empalmé el segundo la Camille con el tercero de la vía Harrimiña. Queda un largo muy bueno!

4º largo. Placa fina y diedro de 6b guapísimo. 
En la travesía de 6a del 7º largo. Después diedro de vertical evitando los techos por la izquierda.

Van pasando las horas y se va moviendo el sol. Menos mal que estamos a la sombra y bastante arriba.


Al salir de la pared se debe tirar al collado de la izquierda.

Merece la pena bajar andando aunque sea solamente por la vistas y por conocer las praderas superiores. 
Caminar dirección Sur y después Oeste hasta encontrar una borda, de ahí al norte (pendiente de bajada) hasta encontrar una pista muy evidente
Ibon y yo al terminar la vía.

Ya está hecha la faena y nos ha llevado 5 horas, habrá que volver a hacer otra pero de momento un par de cervezas en el camping va a ser lo mejor. 

El domingo cuando salimos hacia la Urdaburu finalmente no escalamos. Preferimos perdernos por el bosque y andar como auténticos jabalíes durante una hora para rendirnos ante la adversidad y volver a la furgo. En el aparcamiento (este se encuentra diferenciado por un poste eléctrico que está protegido con un quitamiedos y una señal de tráfico) nos encontramos con otra pareja que iba a hacer la vía Carmele y nos indicaron la entrada a la aproximación! Esta vez, aunque habíamos decidido no escalar por el horario que llevábamos, nos animamos a hacer la aproximación para conocerla y efectivamente es muy evidente. La clave está en encontrar un hito al cruzar el río,  y seguir por una vaguada llena de hitos hasta encontrar un sendero muy marcado que además tiene marcas verdes y amarillas. Seguirlo sin pérdida hasta girar a la derecha dirección a la pared (25 min). 

No contentos con eso decidimos volver a hacer el jabalí y meternos otra buena dosis de bosque cerrado para llegar al Pilar de Ansó, de ahí salir al collado del Barranco Trasveral y volver a Zuriza dando una buena "tourne".
Otra buena jornada que me dejo el cuello como a un Alemán en Mallorca y un par de ampollas en el pie derecho que supusieron la jubilación definitiva de mis zapatillas de montaña después de 6 años de caminar juntos, snif, snif...

A escalar se ha dicho!
Nos vemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario